Páginas vistas en total

viernes, 3 de diciembre de 2010

Detectada una droga sudamericana usada en robos y violaciones

Conocida como burundanga, altera el estado consciente de la persona, provocando docilidad y pérdida de memoria. El hospital Clínic atiende a una persona por semana con síntomas que encajan con los de esta droga.

Fue el médico de guardia del Cap de Santa Perpètua de Moguda, de origen ecuatoriano, quien le dio una explicación verosímil al estado de confusión y amnesia en el que se encontraba I. J. esa mañana de domingo, 13 de junio: "Chico, esto tiene aspecto de ser la burundanga. Ve a un hospital y compruébalo". La víctima, un profesor de secundaria treintañero, había salido la noche anterior con una amiga de la que se despidió, en la puerta de un taxi, sobre la una de la madrugada. Su autobús no salía hasta las dos así que regresó al bar musical de la calle Enrique Granados a apurar la copa que había dejado sobre la mesa. Nada más sentarse recibió la insinuación de una chica de larga melena negra con acento sudamericano... I.J. no aceptó. Pero después de ese intercambio de palabras ya no recuerda nada más de esa noche a excepción de alguna imagen que le viene a la memoria como si proviniera de un sueño o de una pesadilla: sus manos entregando billetes de 50 euros recién sacados de un cajero, y su cuerpo dolido por dormir en los bancos de plaza Catalunya.

I. J. no acierta a comprender cómo llegó a su casa pero el hecho es que casi doce horas después consiguió plantarse en la puerta de su vivienda. Allí descubrió que en su bolsillo faltaban las llaves. También la cartera. Al poco, acudieron sus padres gracias al aviso de un vecino, y, al observar la confusión mental de su hijo deciden llevarlo al CAP. En el centro oyeron, de la voz de aquel médico ecuatoriano, la palabra burundanga, planta del centro y sur de América de donde se extrae el principio activo de la escopolamina, una potentedroga que se suministra líquida o en polvo y que altera el estado consciente de la persona, provocando docilidad y pérdida de memoria. En definitiva, la víctima no pierde la consciencia pero sí la voluntad y olvida todo lo ocurrido desde el momento que la ingiere o inhala. La droga presenta una peculiaridad más: a pesar de su poderoso efecto en el sistema nervioso su rastro se desvanece del organismo en menos de 24 horas.

En este caso, el análisis de orina efectuado en la Corporació Sanitària Parc Taulí se detectaron altas dosis de somníferos. I. J. durmió tres días seguidos incapaz de asistir a los exámenes de sus alumnos y despertándose ocasionalmente en el mismo estado de confusión y amnesia en el que lo encontraron sus padres.

Casos así, con síntomas parecidos a los descritos, se reciben en los hospitales de Catalunya con cierta frecuencia, según Santiago Nogué, jefe del servicio de toxicología del Clínic de Barcelona, hospital que cuenta con un laboratorio de referencia en el territorio nacional que dispone de técnicas analíticas que no están en ningún otro hospital de España. "Al Clínic acuden una persona por semana, –afirma Nogué– presentando estado de aturdimiento, desorientación, docilidad y pérdida dememoria. Dicen haber sufrido robos o creen haber sido abusados sexualmente".

Desde hace dos años, y debido al incesante goteo de pacientes que llegan espontáneamente al centro, el hospital adquirió un dispositivo analítico para detectar la escopolamina en el organismo. "En los dos últimos años hemos realizado unos 70 análisis y ninguno ha dado positivo. Nunca se ha encontrado el principio activo de la burundanga pero, en cambio, sí encontramos otras muchas sustancias tóxicas", indica Nogué. El doctor refiere que en la mitad de los análisis se detectó alcohol en sangre pero también drogas como cocaína, éxtasis, cannabis, tranquilizantes... que podrían explicar parte del aturdimiento de la persona. "La negatividad en los análisis no excluye al 100% la intoxicación por burundanga –afirma– pues los pacientes llegan al hospital más de un día después de la supuesta ingestión, cuando ya no se puede detectar. Pero lo cierto es que actualmente no hay pruebas físicas de su existencia", concluye.
Los Mossos afirman que llegan muy esporádicamente a las comisarías casos de víctimas de robo o violación que sostienen que han sido drogadas, pero carecen de pruebas, hasta el momento, de que sea con burundanga.

Casos en Colombia
La burundanga, llamada también cacao sabanero, aparecía en el emblema de Bogotá por su alta presencia en la capital colombiana. Pero se retiró debido a su uso ilegal. Esta planta crece de forma espontánea en el sur y Centroamérica. De ella se extrae la escopolamina, el principio activo que se presenta líquido o en polvo. Desde hace unos años, la policía colombiana emprende campañas de prevención del uso de esta droga que se usa con fines delictivos, con mayor frecuencia durante los meses de las pagas extraordinarias. "Cuando los análisis clínicos no determinan el rastro de este tóxico, se evalúa al paciente según sus síntomas", explica Diana Torres, psicóloga de la línea de Salud mental del Centro Regulados de Urgencias y Emergencias de la secretaría de Salud de Bogotá. "En general –continúa– las víctimas de burundanga presentan episodios de confusión, pérdidas de memoria y de voluntad, así como comportamientos agresivos que pueden repetirse meses después de la ingestión". Son indicadores de que el sistema nervioso se ha visto dañado por el uso de esta droga.

Fuente: lavanguardia.es 
Autor: Carina Farreras
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada